Calderas de aceite térmico

Las calderas de aceite térmico están diseñadas para trabajar con los tres tipos de combustible: fósil, biomasa y combustibles no convencionales.

¿Qué es una caldera de aceite térmico?

Las calderas de aceite térmico, también conocidas como calderas de fluido térmico, consisten en un cuerpo de intercambio por el que circula dicho fluido, el cual recibe la energía en forma de calor. Este, proviene de la combustión de diferentes fuentes de energía, como pueden ser la biomasa o el combustible derivado del residuo o del combustible fósil.

¿Cómo funciona?

Este tipo de calderas están compuestas por uno o más serpentines por los que circula el fluido y entre los que se hacen pasar los gases de la combustión.

Fruto de este contacto, se realiza la cesión de calor al aceite térmico, el cual llegará por medio de una bomba de circulación hasta el consumidor.

Una vez cedido el calor al consumidor, siempre por medio de la bomba de circulación, se retornará el fluido a la caldera.

Aplicaciones

Las calderas de aceite térmico se utilizan en muy diversos sectores de la industria y de la energía. Se aplica a procesos donde se requiere un rango de temperaturas medio y alto, hasta 400ºC, evitando las altas presiones que implicaría la utilización del vapor.

Además, utilizan una gran variedad de combustibles:

Ventajas

El fluido térmico puede trabajar hasta 400ºC en fase líquida con presiones menores a 15 bar

  • No existe corrosión en el acero.
  • Al trabajar a bajas presiones, no es necesaria una sala de calderas ni costosas inversiones en obra civil.
  • No se necesita un operador cualificado
  • Gran inercia térmica debido a las características físico químicas del aceite térmico

Las calderas de aceite térmico de Sugimat

Sugimat lleva fabricando calderas de aceite térmico desde 1978. Estos 40 años de experiencia han llevado a Sugimat a ser líder del sector en España en MW instalados habiendo trabajado para las firmas industriales y de ingeniería más prestigiosas del país.

El proceso de producción de Sugimat se integra verticalmente al controlar la producción desde nuestros talleres es Valencia, donde además de fabricar los equipos, se realizan los pertinentes controles de calidad.

Tanta es la confianza que tenemos sobre nuestro control de calidad que damos una garantía total de diez años sobre los cuerpos a presión que fabricamos para combustibles fósiles y biomasas limpias.

Suscríbete a nuestra Newsletter