Calderas de aceite térmico

Las calderas de aceite térmico están diseñadas para trabajar con los tres tipos de combustible: fósil, biomasa y combustibles no convencionales.

Combustible fósil

Biomasa

Valorización energética

Ventajas

Este tipo de calderas presentan importantes ventajas respecto a equipos convencionales de vapor:

  • El aceite no necesita ningún tratamiento y permite obtener rendimientos de más del 85% para calderas de biomasa o mayores del 90% para calderas de combustible fósil (con el empleo de economizadores gases/aire).
  • Las calderas de aceite térmico no necesitan ni sala de calderas ni operador de caldera, reduciendo considerablemente los costes.
  • El aceite actúa como un fluido lubricante y sus propiedades permiten que no haya corrosión en las instalaciones, lo que se traduce en un menor mantenimiento de la instalación.
  • Este tipo de calderas trabajan a presiones muy bajas, lo que aumenta la seguridad y reduce el riesgo de explosiones por trabajar a altas presiones.

Datos técnicos

  • Combustibles: Fósil / biomasa / combustibles no convencionales
  • Potencia: Hasta 50MW
  • Diseño: Serpentines y baterías de flujo cruzado
  • Temperatura máx. servicio: Hasta 395 ºC en HTF
  • Ejecución: Vertical/horizontal
  • Métodos constructivos: AD-2000 / ASME

Características básicas

  • Calderas de uno a tres pasos de humos.
  • Conexionado de serpentines en serie sin mezclas de temperaturas: permite un exacto control de caudal de aceite térmico circulante por el interior de la caldera.
  • Colector refrigerado por el propio fluido que permite evitar el montaje de material refractario. Así, se garantiza un mínimo mantenimiento en el interior de la caldera de todas las partes sometidas a radiación. Este tipo de colector también evita, en caso de paro de la bomba, que el aceite del interior de la caldera se degrade al recibir un aporte energético adicional procedente de la masa refractaria.

Suscríbete a nuestra Newsletter